¿Por qué confundimos el cristal con el vidrio?

img_8099-e1397059205404-1024x463

En varias ocasiones llegamos a utilizar las palabras vidrio y cristal como sinónimos, sin embargo, tienen sus diferencias muy bien establecidas.

Podemos decir que dentro de su estructura son totalmente opuestos. Mientras uno presenta un orden meticuloso, el otro es totalmente aleatorio. El orden y el caos, lo estable y lo inestable.

Veamos un poco más.

Cuando de cristal se trata, hablamos primero de que es un material que se encuentra en la naturaleza. En su estado puro lo vemos a través del cuarzo o el cristal de roca, en donde su estructura es un material quebradizo y débil.

Ahora bien, el cristal representa la parte del orden, ya que sus átomos y moléculas tienen un sistema perfectamente ordenado siguiendo leyes establecidas, lo que permite obtener formas definidas con ejes y planos de simetría.

Lo que faculta la cristalización es gracias a la presión que tienen los gases sobre la pared interior de cavidades rocosas.

El cristal, en este caso, es la parte del orden, la simetría con leyes establecidas.

Cuando de vidrio hablamos, estamos ante un sistema aleatorio.

La naturaleza también nos ofrece vidrio, como lo es la obsidiana, conocida también como vidrio volcánico, la cual se forma por el intenso calor generado en el interior de los volcanes.

También encontramos a las fulguritas, que es el resultado ante la caída de un rayo sobre la arena.

Y es gracias a este material, la arena, que contiene sílice, como el ser humano puede “fabricar” vidrio.

La forma para fabricar el vidrio consiste en fundir arena de sílice, carbonato de sodio y arena caliza a una temperatura de 1500 °C.

cristal-y-vidrioGracias a esta fundición, se obtiene el conocido vidrio, que a diferencia del cristal es un material más robusto, aunque menos pulido.

Por lo tanto, el vidrio representa el lado de lo aleatorio, el cual no está sujeto a reglas.

Como notarás, el poder conseguir el vidrio a través de la fundición en grandes hornos, desde tiempos antiguos hasta llegar a los hornos industriales contemporáneos, ha permitido hacer uso de este singular material.

Ahora bien, ¿por qué confundimos entonces el vidrio con el cristal?

Pues bien, cuando del proceso de obtener vidrio se trata, se le puede agregar óxido de plomo o de bario. Esta combinación ofrece cualidades de sonido, un mayor brillo y aligera el peso, lo que logra emular al cristal de roca, siendo estas sus principales particularidades.

De esta forma “obtenemos” un cristal a través del vidrio y nos quedamos con esta idea, al grado de que es así como se comercializa.

Ahora bien, también podemos obtener una variante del “cristal” llamado “cristal templado” a través de procedimientos químicos (con solución salina a temperatura elevada y con alta concentración de iones de potasio) o de forma térmica (se recalienta el vidrio, se esmalta y se enfría bruscamente).

Al transformar el vidrio a vidrio o cristal templado le otorga una mayor resistencia a la erosión, a los impactos, a las tracciones y a las flexiones.

Pues aquí lo tienes, a menos que te garanticen que el producto proviene del cuarzo o del cristal de roca, entonces estás ante una variante del vidrio.